¿ Te gusta competir?

large_2391412027

photo credit: jdlasica via photopin cc

Me he pasado gran parte de mi vida haciendo deporte de competición.

Entrenando al salir de clase, del colegio, del instituto, y luego de la Universidad.

Día tras día.

No me preguntes por qué, yo mismo me pregunto por qué lo hacía.

Por qué en lugar de pasar el rato, ver la tele o jugar con amigos, yo me iba a entrenar. Me daba igual si llovía o hacía calor. Entrenar formaba parte de mi vida.

Practiqué deportes como el atletismo o la natación, que, como me recordaban a menudo, eran deportes que no me iban a dar dinero. Me aconsejaban el fútbol…

Creo que me motivaba el propio hecho de intentar algo, de luchar por un objetivo.

Seguramente me entiendas. Si estás leyendo esto es muy probable que tengas en tu interior el deseo de ganar, de hacer algo grande con tu vida.

Quizás no vivimos en una sociedad que fomente la competición. La sana competición.

.
La historia de los dos diseñadores custom:

Recuerdo un documental que ví hace unos meses en televisión sobre una competición entre dos grandes diseñadores de motos custom en Estados Unidos.

Se trataba de hacer un diseño en tiempo récord para luego hacer un viaje juntos por carretera hasta el lugar de la competición.

Los dos veteranos diseñadores lo dieron todo para ganar.

Realizaron dos diseños bien diferentes, los dos espectaculares.

Con prisas y al límite de tiempo consiguieron los dos su objetivo de crear una moto pieza a pieza.

Después empezaron un largo viaje hasta el lugar donde juzgarían su trabajo.

En ese viaje por carretera se vieron muestras de solidaridad y amistad entre los dos diseñadores.

Finalmente se realizó la competición y ganó el más grandullón de los dos, un hombre jovial, amistoso.

Cuando le cedieron el micrófono al segundo, comentó ante varios cientos de moteros que el ganador era un gran profesional y además la mejor persona que había conocido.

La competición ayudó a los dos a dar lo mejor de sí mismos.

Los dos salieron beneficiados de tener un duro rival,

y es compatible competir con respetar al rival.

Cuanto más duros sean tus competidores, mejor serás tú, siempre que te atrevas a competir.

” Mídete con los grandes y serás grande” Vince Lombardi.

.

La importancia de competir
.

Merece la pena competir. No por el hecho de ganar a los demás, sino por el propio reto que supone.

Muchas grandes empresas, grandes ideas, se han gestado en ambientes competitivos, en los que había referencias personales o empresariales inspiradoras, que animaron a los demás.

Así se gestó Linkedin, Youtube y otras grandes empresas y redes sociales en Estados Unidos.

Puede que con este post esté provocando a mis competidores, y despierte en ellos el deseo de ganarme.

De acuerdo.

Si fuera así, me ayudarán a dar lo mejor de mi mismo, y, aunque pierda ante ellos, llegaré más lejos.

En la vida para ganar, tienes que competir.

A mí me encanta competir.

Y a tí..

¿ Te gusta competir?

 

Esta entrada fue publicada en Motivación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *