Mejora tu productividad en diez minutos

 

 

Una de las claves del trabajo de un vendedor es la organización y la productividad.

El éxito en la venta tiene mucho que ver con el tiempo que pasamos delante de buenos clientes.

Para conseguir aprovechar el tiempo al máximo hay muchas ideas que puedes utilizar.

Hoy voy a recomendarte una muy sencilla. Creo que puede ser muy útil:

La idea es tan simple como dedicar diez minutos al final de la jornada a preparar el día siguiente. O a revisar un momento lo que has preparado a lo largo del día.

Con estos diez minutos puedes conseguir multiplicar tu productividad del día siguiente:

  • Es el momento de repasar tus visitas y tareas. Comprobar que están todas anotadas, asegurarte de los horarios de visita de los clientes.
  • Echale un vistazo a las fichas de tus clientes. Piensa qué vas a tratar con ellos, estudia tus opciones.
  • Analiza si tu día de trabajo tiene el potencial de generar las ventas que necesitas. Si no es así, aún tienes tiempo de hacer cambios.
  • En esos minutos puedes incorporar a tu agenda nuevas visitas para completar la jornada, en función de los clientes que vayas a visitar, la zona de trabajo, etc.
  • Puedes preparar algunas visitas de reserva por si algún cliente no puede recibirte.
  • Es el momento de asegurarte de que tienes contratos, muestras, documentación, catálogos, etc. Algo tan simple como llegar a una visita sin alguno de estos elementos puede hacerte perder una venta que llevas tiempo buscando.
  • Es muy importante empezar bien el día. Asegúrate de que tienes bien preparadas las primeras visitas, el tiempo de viaje hasta tu primera cita, etc.

Seguro que se te ocurren más motivos por los que puede ser buena idea prepararte el día antes.

Sé que cuesta.

Tu trabajo es duro y estás muchas horas en la calle trabajando.

Al final del día necesitas desconectar y descansar. A veces aún tienes que pasar tus pedidos o enviar algún correo electrónico.

Pero merece la pena. Es un último esfuerzo, son sólo diez minutos. Tu trabajo será mejor y más fácil al día siguiente.

Esos diez minutos pueden significar la diferencia entre un día fantástico y uno desastroso.

Por eso te lo aconsejo, de verdad.

Si no lo estás haciendo ponlo en práctica. Verás que te ayuda.

Y puede que incluso te ayude a disminuir tu stress. Te irás a descansar con la sensación de que todo está en regla, y de que el día siguiente está organizado, y puede ser un buen día.

Espero que te sirva de ayuda.

Fernando Simón Marta.

Consultor y entrenador en venta relacional, fidelización de clientes y productividad comercial.

fernando@solucionespositivas.com

Esta entrada fue publicada en Productividad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *