Cómo mejorar tu argumentación con la “fórmula” de Einstein

einstein

Hoy no voy a usar mis palabras para transmitirte una idea,  hoy voy a usar las palabras de Einstein.

Hace unos días cogí en mi librería su libro: ” Sobre la teoría de la relatividad”.

En el prólogo me encontré una impresionante descripción de lo que puede ser una buena argumentación, aplicable a tu trabajo como vendedor o vendedora.

Cuando vendes, debes traducir las características de tus  productos o servicios en ventajas para tus clientes individuales.

Creo que las palabras de Einstein te pueden dar una idea de como debes hacerlo.

Esta es la introducción de su libro:

El presente librito pretende dar una idea lo más exacta posible de la teoría de la relatividad, pensando en aquellos que, sin dominar el aparato matemático de la física teórica, tienen interés en la teoría desde el punto de vista científico o filosófico general.

La lectura exige una formación de bachillerato aproximadamente…

El autor ha puesto todo su empeño en resaltar con la máxima claridad y sencillez las ideas principales...

En aras de la claridad me pareció inevitable repetirme a menudo, sin reparar lo más mínimo en la elegancia expositiva...dejando la elegancia para sastres y zapateros.

Las dificultades que radican en la teoría propiamente dicha creo no habérselas ocultado al lector, mientras que las bases físicas de la teoría las he tratado deliberadamente con cierta negligencia, para que el lector alejado de la física no le ocurra lo que al caminante, a quien los árboles no le dejan ver el bosque. 

Espero que el librito depare a más de uno horas de alegre entretenimiento.”

 Albert. Einstein,   Diciembre de 1916      

     

Se trata de Einstein. Y nada menos que la teoría de la relatividad. Una teoría compleja.

Sin embargo él la explica con palabras sencillas.

Escribe para que le entiendan, buscando incluso ser ameno y que sus lectores pasen ” un buen rato”.

Seguramente muchos profesores de física deberían seguir el ejemplo de Einstein.

Y también tú, que vendes.

 

Recuerda cuando hables con tus clientes que tú eres el especialista en tu producto o servicio, ellos pueden tener muy poco conocimiento de lo que hablas.

Debes adaptar siempre tu mensaje y tu vocabulario a tus clientes.

Si ellos saben mucho, no los decepciones. Muestra tu conocimiento y habláles en su lenguaje.

Pero si tus clientes no son especialistas en lo que tu vendes, debes utilizar la fórmula de Einstein:

Ponte en su lugar y háblales de una forma clara y sencilla.

Cuanto más conozcas sobre lo que vendes, cuantas más preguntas te hayas planteado tú mismo, más fácil te resultará hacer esto.

Tus clientes te entenderán mejor, conectarás mejor con ellos, y venderás más.

 

No estoy seguro en absoluto de haber entendido  la teoría de la relatividad de Einstein.

Pero sí estoy seguro de que su fórmula para argumentar funciona.

Por algo se empieza.

 

Si te ha gustado y crees que puede ser útil para algún amigo o amiga, por favor, compártelo.

 

Fernando Simón Marta

Consultor y entrenador en venta relacional, fidelización de clientes y productividad comercial

www.solucionespositivas.com

Esta entrada fue publicada en Venta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *